QUÉ FÁCIL

Qué fácil. Qué fácil ha sido hacerlo mal. Qué sencillo es no decir nada porque no entiendes nada o no decir nada porque lo entiendes todo.Como si para creer en los demás tuviéramos que dejar de creer en nosotros mismos. Hazme caso, yo se lo que no hago. Ahora solo queda saber si volver sin haberse ido es la peor forma de estar.

Qué fácil. O no. Que yo nunca supe hacerlo así. Que lo sencillo se termina convirtiendo en difícil y lo complicado en lo fácil. Qué simple es lo que ven, que complejo lo que somos.

Qué fácil. Qué sumamente fácil es decir te querré siempre con la puerta de emergencia bien localizada. Que evidente es tirar la toalla ante una guerra. Ajena. Que difícil, rendirse, delante de todos los que esperan que lo hagas. Fíjate por donde vas, para que sepas por donde irte. Porque estar por estar es la peor manera de quedarse.

Que fácil. Seguir haciéndolo difícil. Pero recordando que si tienes que pedirle que se quede, mejor que se vaya. Qué tranquilo es no entender, qué quien va en contra de algo se acerca cada vez más a el. Mejor romper lo que funciona, para saber como es por dentro.

Qué fácil. Dudar. Con el qué pasará o con el qué haremos que pase.Que fácil. Lo que duele poco. Lo que parece que no hace falta que se cure y que termina por no hacerlo nunca. Porque el truco no está en encontrar a alguien con tus mismos gustos, sino con tus mismas ganas.

Qué fácil. Decir que no es verdad cuando no es tu mentira. Que sencillo es. Olvidarse del instante por todo lo que no tienes. Que difícil. Encontrar el punto perfecto. Habiendo levantado sospechas para luego volverlas a bajar. Tu sabrás, que eres el que no sabes.

Que fácil. Lo que dices. Que las personas que jamás se callan son las mismas que nunca dicen nada. Qué fácil. La casualidad que nos puso de acuerdo. La misma que nos separará. Tarde. O temprano.

Que fácil. El si. O el no. Que si te hace sentir, cree, que lo has visto todo aunque todavía no hayas visto nada. Que fácil. Mentir. El peligro de quien no sabe lo que quiere o del que lo sabe y no lo quiere. Que yo seré lo que sea, pero lo soy.

Qué fácil. Lo que no importa. Que ni siquiera parece el mismo lugar cuando estamos en distinta compañía. Porque somos de quién nos está faltando cuando mejor lo estamos pasando.

Qué fácil. La intuición. Cuando llega el momento en el que todo es lo que parecía. Que obvio, para mí, el mucho o el poco, pero jamás el suficiente. Qué fácil. Que difícil. Qué.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s